LOS DELINCUENTES BUSCAN ABSOLUCIÓN

Download PDF
los-delincuentes-buscan-absolucionDesde que asumiera la máxima conducción de la Iglesia Romana ha sido incesante el desfile de presuntos delincuentes en busca de absolución divina de manos del inextricable Francisco en su reducto del Vaticano.
Ahora le tocó el turno al caco de Anillaco, pero la lista seguirá porque el benemérito absolvedor continuará su «operación pastoral» en favor de los perseguidos por la herética e inquisitorial justicia ‘neo-líbero-conservadora’ argentina.

Concurrieron a «buscar el perdón de sus pecados», entre otros (y otras), Hebe, Guillermito Moreno, Milagrito Sala, Danielito Scioli, Gabrielito Mariotto, Carlitos Zannini, Jorgito Capitanich, Gustavito Vera, etc., etc., etc.
Eso sí, el sucesor de Pedro, posiblemente para evitar una recarga laboral, anuncia que no vendrá a la Argentina en 2017 «por razones de agenda», i.e. por ser un año electoral donde el actual oficialismo se juega la gobernabilidad hasta 2019; y también es importante que así sea, porque debe dejarnos en paz sin embalumarnos ni coaccionarnos más a los argentinos, para que entre nosotros podamos encontrar la propia normalidad, por lo menos la que creemos que merecemos y que jamás tuvimos, que no es la que quieren él, sus acólitos de la Compañía de Jesús y la prole doméstica acuartelada en San Miguel.
Honestamente, ni la prensa amarillista y mercenaria de todo estipendio (4to Poder) ni la Iglesia vernácula con su corifeo romano (5to Poder), son hoy los mejores caminos de acceso a la pacificación nacional. Ambas han demostrado ser altamente contaminantes para nuestra sociedad que está hastiada de tanto dogmatismo corporativo, asfixiante y falaz.
Por un lado las agencias de noticias, las consultoras-encuestadoras y la prensa capitalina, convertidas en los ‘oráculos’ donde abrevan los ‘profetas de la desunión social’. Es allí donde, a través de la monopolización del mensaje formador de la opinión pública en todo el país, promovido por medio de sus apéndices allende la Gral. Paz, entre informaciones verdaderas e inventadas, con ingentes especulaciones de todo orden, llegan a profetizar un futuro a la medida de sus contratantes.
Por el otro, la Iglesia Argentina y sus burócratas gestores de los bienes de salvación, que desde la Conferencia Episcopal, la UCA y los púlpitos de cada parroquia, con tal de negociar, negocian con los ‘profetas’ espurios acuerdos de no-agresión ubicando al enemigo fuera de ambas corporaciones. Hasta la CGT ha cohonestado las estadísticas de – por lo menos – origen dudoso del mentado observatorio social de la UCA, porque le convenía a su enfrentamiento con el gobierno actual,.
El caso testigo en la historia, si lo hay, fue el de la admisión del profeta judío Nostradamus por parte de la Iglesia francesa de mediados del siglo 16, en la corte de Enrique II, quien llegó a ser asesor de éste y de su esposa Catalina de Médici. Es indudable que no había prurito alguno por parte del Cardenal de Lorena – Carlos de Guisa cuando de conservar el lugar al lado del poder se trató.    
Esto pone en el tapete que mi generación se inmoló buscando el paraíso social entre dogmas (religiosos y políticos) y constantes acciones de individualismo y mezquindad corporativa.
Difícil pero no imposible es cambiar los usos y costumbres que heredamos de las pasadas dictaduras cívico-militares (1955/57, 1962/63, 1966/73 y 1976/83) que, merced a los buenos oficios de las múltiples corporaciones cicateras, se han arraigado, política y socialmente, como hábitos insalubres, convirtiendo a nuestra sociedad en una manada de domesticados corderos prestos ante el llamado de la cruz y de la espada, o de ambas.
Aunque cueste creerlo, la influencia del quinto poder del Estado, i.e. la Iglesia que aún inculca su dogma a través del temor a Dios, fundamentalmente en los sectores sociales de menores recursos (económicos e intelectuales), se seguirá sirviendo de los «pobres de espíritu» – que suelen coincidir con los pobres de bolsillo – que intentan encontrar la salvación orando por la llegada de trabajo y de algunos dinerillos, oraciones más destinadas al dios dinero que al Dios Celestial.
Ahora Don Francisco se ha tomado un breve descanso del bandidaje argentino, porque también debe atender su negocio político doméstico.
A la sazón, nombrar nuevos Cardenales, para conseguir apoyo a su política al mejor estilo K, y para no desentonar con sus predecesores quienes organizaron los Concilios (¿o conciliábulos?) desde el Siglo XII, en los cuales se buscó ordenar la propia tropa, mejorar las finanzas, transar con las monarquías las sucesiones para ambas jerarquías, etc., a lo que desde hace unas décadas le han agregado las «buenas relaciones» con el 4to poder, aceptando – con el broche nasal puesto – la existencia de estos auténticos profetas del odio al servicio del Poderoso Caballero, Don Dinero.
Cuando de negocios se trata, ni la madre queda afuera. (1)
 
“Hay dos tipos de pecados: los mortales, que excluyen absolutamente del paraíso, y los veniales, que en realidad ofenden a Dios pero no lo irritan al punto de privarnos de la beatitud. Ahora bien, todo nuestro arte consiste en distinguir bien estas dos clases de pecados; porque con la excepción de algunos libertinos, todos los cristianos quieren ganar el paraíso, pero no hay nadie que no pretenda ganarlo lo más barato posible” – “Cartas Persas” Charles-Louis de Secondat, Barón de la Brède y de Montesquieu (Carta 57)

(1) http://www.soypatriota.com.ar/?p=1562

 

 

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>