HUMO PARA TODOS…

Download PDF
HUMO PARA TODOSDurante una década hemos soportado las mendacidades de una timocracia ultrajante con una variada oferta de «cuentitas de colores para todos», y hoy debemos seguir soportando que la Bothrops alternatus platensis, más conocida como la Yarará de City Bell y Tolosa, se dé el lujo de que la prensa amarillista y mercenaria de todo estipendio le siga poniendo micrófonos y cámaras a disposición para un pretendido derecho a réplica que primero tiene que ejercerlo en los tribunales de justicia.

Esta vulgar bandida y su filio bribón, se dan el lujo de hablar de pobreza criticando al actual gobierno, cuando ellos lucraron – al amparo de los seudo derechos humanos en la demagogia más abyecta de nuestra historia -, con el sacrificio de los argentinos que realmente trabajaron para sostener al país y que no sólo mantuvieron a los parásitos organizados sino que fueron expoliados por el desplazado régimen avieso y felón.
Sin mencionar a todos los legisladores nacionales, provinciales y municipales que participaron del latrocinio y no se les movió un pelo durante doce años para generar fuentes de trabajo genuino y dejar de sobornar a los desocupados de manera indignante con dádivas y choripán para alentar el populismo más degradante.
Estos tramoyistas, que simularon tomar las banderas del peronismo que los había expulsado de la Plaza de Mayo en 1974, no tuvieron siquiera el pudor de darle sentido a la doctrina peronista o, como mínimo, a las veinte verdades del justicialismo, entre ellas, la que rezaba “En la Nueva Argentina el trabajo es un derecho, que crea la dignidad del hombre, y es un deber, porque es justo que cada uno produzca por lo menos lo que consume”. (Verdad Nº 9) 
Cuando asumió la presidencia Raúl Alfonsín, en lugar de haber aprovechado el envión que significó el absoluto repudio de la ciudadanía a la última dictadura cívico-militar y sus nefastas consecuencias, echó mano al atajo más fácil en lo inmediato pero el más oneroso y degradante en el largo plazo, como fueron los subsidios patentizados a partir del Programa Alimentario Nacional (PAN), una verdadera afrenta a la clase trabajadora y que muchos radicales que hoy están acompañando al PRO en el gobierno parecen haberlo olvidado.
Luego del rotundo fracaso del gobierno del “padre de la democracia moderna”, que terminó con la huida del pequeño Alfonso por la ventana de La Rosada, llegó el ultra modernista delincuente de Anillaco, que para no ser menos que su antecesor, inventó la burbuja del “buck” para detener la inflación infernal que azotaba al país, y con un Cavallo como economista les hizo creer a los argentinos que estábamos en el first world; en pocas palabras, logró que cualquier cacatúa soñara con la pinta de Carlos Gardel, accediendo al crédito, endeudándose en pesos o dólares, para tener un estándar de vida que ni el estadounidense medio podía lograr, aunque mantuvo la dádiva a través de la Ley Nº 23767. Al poco tiempo, la elusión de obligaciones por parte del «tío patilludo», se patentizó en la transferencia de las obligaciones a las provincias Ley 24061 – ARTICULO 26. – El PROGRAMA POLITICAS SOCIALES COMUNITARIAS creado por Ley N° 23.767 y el PROGRAMA SOCIAL NUTRICIONAL, serán administrados y financiados por las provincias y la MUNICIPALIDAD DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES.  
Después de dos presidencias y la debacle económico-financiera que se inició en 1995 y terminó con la victoria electoral de la Alianza en octubre de 1999, seguimos el festival del subsidio con el amoral Fernandito y su partenaire Chacho, una auténtica fórmula mezcla rara de Musetta y de Mimí de la politiquería trepadora e inane.
Al fiasco del engendro aliancista, y luego de tres presidencias, entre 21/12/2001 y 1º/01/2002 – (Federico Ramón Puerta «actual Embajador en España», Adolfo Rodríguez Saá (1) «actual Senador Nacional » y Eduardo Oscar Camaño), por decisión de la Asamblea Legislativa, Eduardo Alberto Duhalde es designado Presidente Provisional hasta el 10 de diciembre de 2003 (fecha de finalización del fallido mandato del autista radical).
Una de las primeras medidas que tomó Duhalde fue la de continuar con la dádiva a través de la modalidad de subsidios “a los jefes y jefas de hogar desocupados”, (ante la enormidad cometida por Rodríguez Saá al anunciar, diez días antes, la creación de un millón de puestos de trabajo),  los que se mantendrían durante más de una década.
Mientras aumentaban exponencialmente los subsidios de todo tipo; no sólo a desocupados y sub-ocupados, sino también al transporte público, a las distribuidoras de energía eléctrica y gas natural (peaje), a los electrodomésticos, a los alimentos, etc., etc., etc., el penúltimo régimen de gobierno (2003/2015) armó el «Fútbol para Todos».
Así drenaron de las arcas del Estado ingentes sumas para mantener la infraestructura cuasi mafiosa de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) encabezada por Don Julio y su troupe, y financiaron a un montón de clubes vaciados por sus dirigentes.
Un Estado moderno no puede darse el lujo de seguir engordando parásitos, desde dirigentes, jugadores, periodistas, empleados de clubes, seguridad en los estadios y sus entornos, barras bravas, trapitos, etc., para que la sociedad se alegre con ver a veintidós pillos corriendo tras un balón con el sólo objeto de hacerse famosos de la mano de la prensa oportunista que también abreva en los medios deportivos y con bastante fortuna.
Son los creadores de imagen y cambian fama por dineros, sino pregúntenle a decenas de jugadores buenos y no tanto, que pasaron por los talleres gráficos y fueron catapultados al exterior a pasear sus bondades futbolísticas, a obtener pingües ganancias y terminar rodeados de selectas viltroteras ahora llamadas ‘botineras’. Eso sí, desde hace 30 años no se gana un mundial de fútbol, y los DT que han pasado por la selección la embolsaron como si los hubieran ganado todos.       
Espero que el presidente Macri no caiga en las redes del facilismo demagógico; que le dé especial importancia al deporte amateur, aquel que normalmente por falta de apoyo institucional provoca que nuestros deportistas no tengan buenas chances de arrimar el bochín en los JJOO o en torneos internacionales en todo el planeta, y que no cobran millones de dólares o euros como los filósofos del balompié sin riesgos.
La subsidiariedad del Estado debe apuntar a cubrir faltantes extraordinarios, nunca como dádiva y menos aún como cohecho. Es muy larga la lista de malhechores y bribones que usaron los fondos públicos para comprar votos y sostener su vil demagogia.
Parafraseando a Orwell, y sin olvidar los doce años del régimen recientemente depuesto a través de las urnas, no retornemos al único mandamiento que siguió éste: “Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros”
(1) Semblanza política de Adolfo Rodríguez Saá (Youtube hugomarviggiano y archivodichiara):
https://www.youtube.com/watch?v=-IOp_CcENB4 (Asunción Rodríguez Saá 20011223)
http://www.youtube.com/watch?v=q1Q40ff4DOA (Arenga de Rodríguez Saá 20011226)
https://www.youtube.com/watch?v=U5YK2S6G6FE (Renuncia Rodríguez Saá 20011230)    
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>