GUERRA JUDICIAL

Download PDF
GUERRA JUDICIALLo que se veía venir desde hace unos años atrás, está concretándose en este momento y, desgraciadamente, quienes quedamos en medio del campo de batalla somos los ciudadanos que siempre exigimos una Justicia que casi permanentemente nos fue negada o dada con cuentagotas.

La sórdida lid comenzó hace una década entre los justicieros ‘tradicionales’ y los ‘garantistas’ y ‘corruptibles’ (ver: http://www.soypatriota.com.ar/?p=622), estos últimos acompañados desde el poder por el mismo régimen recientemente depuesto a través de las urnas, al cual se sumó la adikta CSJN de la que formaron parte el casto Zaffaroni (renunciado) y la extinta (andrógina y pro abortista) Argibay, además del senil Fayt (recientemente jubilado), y aún continúan Lorenzetti (simulador derecho humanista por convención mas no por convicción), el puntero duhaldista Maqueda (que reemplazó al radical Bossert en 2002) y la inextricable Highton.
Recordemos que Zaffaroni, Lorenzetti, Argibay y Highton fueron propuestos y nombrados por Néstor Kirchner con «acuerdo» de la mega mayoría oficialista del Senado con el objetivo primario de declarar inconstitucionales y derogar las leyes alfonsinistas de ‘Punto Final’ y de ‘Obediencia Debida’, y los Decretos de Indulto del menemismo, y así poder llevar a cabo la cacería de presuntos represores militares y civiles encuadrándolos en una normativa internacional sancionada en 1998 (Estatuto de Roma), que Argentina firmó el 8 Enero de 1999 y Ratificó el 8 Febrero de 2001; violando los principios de «retroactividad» y de «territorialidad» de la ley.
Asimismo, la facción garantista/corruptible fue apoyada abiertamente por las organizaciones de DD.HH. pro kirchneristas, aunque la vesánica Hebe, su socia Estela y otros impresentables hayan manifestado engañosamente “en contra” de la Corte Suprema.
Hoy esta guerra ha salido a la superficie y el riesgo mayor que se yergue en el horizonte inmediato es la pérdida de objetividad y el trueque de justicia por venganza, tal como fuera instalado por el kirchnerismo en los años próximos pasados.
Justicieros de uno y otro bando agudizan sus medidas con el fin de demostrar al contrincante quién es el que ostenta hoy por hoy el poder, una acción deleznable provenga de donde provenga, al igual que la permanencia en el cargo de Procurador General de la militante ultra kirchnerista Gils Carbó.
Más grave aún, es que la misma prensa amarillista y mercenaria de todo estipendio estimula el enfrentamiento atizando la hoguera de las vanidades personales en flagrante detracción de la consecución de la verdad para poder hacer efectiva justicia.
Estos mismos medios fueron los que hace poco más de cuarenta años colaboraban con los sediciosos justificando el golpe cívico-militar del 24/03/1976 con titulares catástrofe que engañaban a la población con añagazas para que apoyara el derrocamiento de un gobierno constitucional.   
Decía la tapa del diario “Clarín” de ese día: “NUEVO GOBIERNO – La prolongada crisis política que aflige al país comenzó a tener su desenlace esta madrugada con el alejamiento de María E. Martínez de Perón como presidente de la Nación. Una junta militar integrada por los comandantes generales de Ejército, Marina y Aeronáutica asumió esta madrugada el control del país, La proclama transmitida en las primeras horas, explicó que las Fuerzas Armadas adoptaron esa actitud «ante el vacío de poder» y para evitar la anarquía y combatir la inmoralidad”.
El mismo pasquín, (cuando cumplió 60 años), el 28 de agosto de 2005 decía: “La noche de la dictadura
El golpe militar de marzo de 1976 inauguró una etapa trágica de la historia argentina uso el terror de estado para gobernar y hubo miles de ciudadanos presos, desaparecidos y exiliados. Embarcó a la Argentina en una guerra y produjo cambios económicos y sociales profundos”.  
Yo mismo he sido testigo presencial del golpe sedicioso cívico-militar de 1976, y puedo jurar por Dios y mi familia, que son lo más sagrado de mi existencia, que el trabajo de zapa desarrollado por la prensa y por algunos políticos oficialistas y opositores en connivencia con la cúpula castrense títere del Departamento de Estado yanqui durante los meses previos al 24/03 fue absolutamente mendaz y repugnante.
Si el amigo Strassera y sus colaboradores hubiesen sido más perspicaces, y los sesgados hacedores del Informe de la CONADEP más amplios en su mirada, seguramente los cómplices y encubridores del golpe como López Rega, Ricardo Balbín, Casildo Herrera, y otros tantos también hubiesen sido juzgados en 1985.     
Esto es sólo una muestra de la prensa argentina cuando hace uso de la libertad de empresa y su lucro, por sobre la función que debería cumplir informando con ecuanimidad a la población.
Estos son los medios que por estos meses se han erigido en jueces sin títulos y pretenden ejercer una magistratura no delegada prejuzgando no sólo todas las acciones del actual gobierno, sino también hurgando en busca de heces donde le franquean la entrada para justificar su existencia como «spotlight» de una justicia que se debate en su lucha intestina y no tiene tiempo ni energías para sostener otro frente de batalla. Por enésima vez recuerdo la cita del periodista polaco Ryszard Kapuściński (1932-2007): «Cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante.»
Lamentablemente persiste la existencia de dos lecturas diferentes sobre los mismos temas, pareciera que similares leyes, doctrina y jurisprudencia fuesen analizadas según las ideologías políticas dominantes y no en relación con la aplicación concreta de la ley.
Las leyes han sido elaboradas y sancionadas por el Congreso Nacional, es decir, representantes del pueblo de la nación (Diputados) y de los Estados provinciales (Senadores); promulgadas por el Poder Ejecutivo que también ha sido elegido para tal función por el voto directo de la ciudadanía; ergo, las variadas exégesis que hacen quienes cumplen funciones en el poder judicial son absolutamente ilegales e ilegítimas; a lo sumo, usía analizará si en función de agravantes o atenuantes aplicará una pena mayor o menor de la dispuesta por la norma legal. Y si la legislación, sobre todo en materia penal, tiene las denominadas «lagunas», pues “legisladores al trabajo” para rellenarlas con la celeridad del caso; esa es una cuestión que excede la función del Juez o del Fiscal.
Nuestro país tiene superabundancia de profesionales de la justicia y de la economía/finanzas, luego, como se dice vulgarmente, ‘se patea una baldosa y de abajo de ella salen quince abogados, diez contadores y cinco economistas’. Esta mano de obra desocupada o sub-ocupada no tiene más remedio que inventar todo tipo de controversias y/o negocios para darle sentido a sus vidas y pitanza a sus estómagos, por lo que los tribunales están virtualmente saturados de causas inmóviles y onerosas para las víctimas, y los jueces tienen la justificación necesaria para continuar dilapidando el valioso e irrecuperable tiempo de los agraviados, al igual que sus esperanzas. 
Por último considero que el exceso de celo profesional, en algún justiciero que se haya considerado agraviado en su gestión por el funcionariado o por algunos integrantes de la cáfila anuente al régimen depuesto, para evitar ser denunciado por hallarse incurso en las causales de recusación previstas en el Código de Procedimientos en lo Penal (Art.55 y cc), refrene su ímpetu y haga cerrar la boca a los amanuenses que lo rodean que son los que filtran información judicial a la prensa.
Los medios no son ni pueden erigirse en órganos judiciales paralelos que utilicen el ‘escrache’ como acto de punición, aunque de esas acciones participen activamente los mesnaderos de ‘Justicia Legítima’ (1), organización kirchnerista montada para desnaturalizar la justicia desde el poder político.
Convengamos que, por la salud mental de la población, el ping-pong mediático entre ex funcionarios delincuentes y actuales justicieros es hora de que finalice, aunque lo veo muy difícil en razón del lucro cesante que le provocaría a los plumíferos y sus editoriales.
 
“El problema de nuestra época es que la gente no quiere ser útil, sino importante”. Winston Churchill (1874-1955)

(1) http://www.clarin.com/politica/Nisman-muerte_del_fiscal_Alberto_Nisman-Viviana_Fein-Maria_Laura_Garrigos_de_Rebori-marcha_del_silencio-18F_0_1300070231.html)

Eugenio Zaffaroni – Ver: http://www.soypatriota.com.ar/?p=267  http://www.soypatriota.com.ar/?p=304

 

Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *