CUANDO LA PRENSA HACE NEGOCIO, NI LA MADRE QUEDA AFUERA

Download PDF
PrensaTal como hemos ido apreciando en el devenir histórico nacional, especialmente en la última centuria, muchos medios de comunicación, tuvieran la ideología editorial que fuere, terminan abroquelados tras la dádiva del gobierno o alentando el golpismo y apostando a la destitución, azuzando hasta las tendencias ideológicas supuestamente más encontradas con sus propios intereses.
La prensa amarillista y mercenaria de todo estipendio, sea pro oficialista o seudo opositora, ha aprendido muy bien de la corporación política, esencialmente el significado de ‘el enemigo de mi enemigo es mi amigo’, a lo que hay que agregarle, ‘mientras me sea útil’.
Hoy, más allá de los medios que viven de la ‘pauta publicitaria oficial’, (porque convengamos que si no fuese por ésta más de uno ya hubiese sucumbido cocinado en sus propias heces), y defienden al régimen a ultranza, el resto, con tal de triturar a quien le ha torpedeado el negocio, son capaces de enarbolar las banderas políticas más extrañas a su propia idiosincrasia y llegar a agostar a sus potenciales socios.
Los popes del grupo corneta y sus satélites, saben que mientras la actual camarilla gubernamental continúe alojada en Balcarce 50, la confrontación seguirá su derrotero habitual del toma y daca, situación con la cual no le ha ido tan mal al medio del muñequito colorado, ya que han ampliado, gracias a su imagen de presuntas víctimas del régimen, su proyección internacional y, por ende, su renta.
Pero ellos son conscientes de que la situación no termina allí, porque posiblemente a fin de 2015 el kirchnerismo dejará La Rosada, entonces como toda corporación mediática habituada a la lid deberá buscar nuevos perfiles de víctimas y victimarios sobre los que hamacará sus rotativas.
Sin lugar a dudas que si este multimedio, encuentra en un próximo gobierno similares prebendas a las obtenidas durante su inicial idilio con Néstor Kirchner, volverá a ser más papista que el Papa, de lo contrario continuará con su práctica de predador sistemático justificándose bajo los lemas de ‘periodismo independiente’ y ‘libertad de prensa’.
Como dice el gaucho, ‘se hace largo el repecho’, y en esta época de acentuada ansiedad social y vértigo desinformativo, pensar en soportar los más de dos años que le restan a este gobierno nacional, a sus acólitos provinciales y municipales, más que tedioso es mortificante, especialmente para quienes hacen grandes negocios con el éxito y/o el fracaso ajenos.
En síntesis, hay varias cuestiones que la sociedad debe conocer y analizar, porque el futuro no depende sólo de un comicio dominguero y concluir alegremente que se ha vivido una fiesta de la democracia; la responsabilidad social para adelante es más crítica de lo que aparenta y no puede ser que la oposición política al gobierno de turno sea un grupo mediático que sólo vela por sus intereses económicos y no por la paz social, tras del cual se parapetan una cáfila de gerentes sin cartera de una política con vuelo de avestruz.
Sabiamente expresaba el dramaturgo y poeta alemán Berthold Brecht: “El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el coste de la vida, el precio de las alubias, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”.
Habrá que empezar a preguntarse si los enemigos que ha instalado la prensa en nuestra sociedad, seguirán siendo los mismos dentro de unos meses. Cuando la existencia de un adversario permanente se convierte en hábito, se naturaliza, cada ciudadano lo termina asimilando como algo normal primero y como un acto reflejo luego, y es allí donde empieza una caza de brujas sin fin.   
Esto es lo que han hecho la prensa amarillista y mercenaria de todo estipendio y la corporación política que ha usado a los plumíferos como su adarve.
Escribía José Ingenieros: “Pocos individuos se ven tan obligados a simular como los periodistas de profesión; escriben simulando profesar las ideas del director del diario que les paga o la opinión del público que los lee. Su personalidad real desaparece en un mundo interior que están constreñidos a disimular. Su mimetismo mental excede al del camaleón; si cambian de diario, cambian de aspecto: ayer conservador, hoy liberal, después clerical o anarquista, según las circunstancias”.1
No debemos llamarnos a engaño, porque aun perdiendo el oficialismo las elecciones legislativas y restableciéndose el equilibrio en ambas cámaras del Congreso Nacional, bajo ningún aspecto está garantizado que la situación dé un viraje positivo; menos aun cuando la venalidad se enseñorea en la manzana de la corruptela.
Como he dicho en muchísimas oportunidades, en nuestro país, y también en el mundo, el problema no radica en las ideologías, sino en los hombres de Estado, que son quienes defeccionan, anteponiendo sus mezquinos intereses personales o facciosos a los comunitarios. 
Todas las corporaciones se victimizan para que la sociedad se haga eco de sus quejas lastimeras, con el objeto de ponerla a su favor, pero ninguna de ellas piensa en la comunidad a la cual le deben prácticamente todo.
Reclamar al Estado Justicia y Equidad es un derecho inalienable inherente a la calidad de ciudadano.
Por último, les pongo a disposición una expresión del gran pensador francés de la ilustración, Montesquieu, que decía: “A propósito de gente taciturna, los hay mucho más singulares que aquellos (los Cartujos), y que tienen un talento en verdad extraordinario. Son los que saben hablar sin decir nada; y que mantienen una conversación durante dos horas sin que sea posible comprenderlos, plagiarlos o retener una palabra de lo que han dicho”.2
Sin duda que este concepto le cabe a la inmensa mayoría de los politicastros que reptan, especialmente cuando están en campaña, por todos los medios de comunicación, dando clases magistrales de lo que no hay que hacer aunque ellos mismos lo hayan hecho en el pasado, lo que demuestra que suelen tener memoria corta. Y los periodistas que conducen las entrevistas, ubicándose en el centro de la escena, como si fuesen ellos los principales actores, alardeando de sus simulados conocimientos universales. Un verdadero cóctel molotov.
En definitiva, a menos que el golpe de Estado lo dé el mismo gobierno, al mejor estilo De la Rúa, nadie tiene la menor intención de destituir a SDM Cristina I de City Bell y Tolosa, salvo aquellos que están midiendo el negocio y listos para saltar a la yugular si la potencial renta así los favorece.
 
 
“Cuando los pueblos agotan su paciencia, hacen tronar el escarmiento”.
 
1 José Ingenieros – ‘La simulación en la lucha por la vida’ – Editorial Losada.    
2 Montesquieu – “Cartas Persas” (LXXXII) – Editorial Losada
Esta entrada fue publicada en Política. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CUANDO LA PRENSA HACE NEGOCIO, NI LA MADRE QUEDA AFUERA

  1. Pingback: LOS DELINCUENTES BUSCAN ABSOLUCIÓN | Soy Patriota…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *